Quienes somos

Gustavo Castillo es uno de los principales técnicos afinadores de pianos de la Argentina, grandes maestros de la música le confían sus pianos. En Pianos Gustavo Castillo brindamos los más completos servicios para pianos acústicos. Afinación, reparación, regulación, venta y alquiler de pianos son algunos de ellos. Somos una empresa que busca el continuo crecimiento, contamos con la última tecnología en herramientas y estamos en continuo contacto, teniendo las ultimas novedades, con las más afamadas fábricas de pianos. Nuestros talleres cuentan con especialistas en cada área y con el espacio necesario para poder brindarle el mejor servicio a cada piano. Por esto y más, nos atrevemos a decir que somos una de las pocas casas de pianos que respaldamos tanto nuestros trabajos como nuestras ventas con garantías reales. Teniendo la seriedad, responsabilidad y el conocimiento necesario para cumplir con cada uno de los trabajos, dejando en cada casa y en cada sala de conciertos un piano listo para comenzar una nueva historia.

Gustavo Castillo Técnico Afinador

A finales de los años 70, siendo un pre adolescente, comencé mi carrera como afinador y restaurador de pianos; empecé en un taller de la zona sur haciendo tareas y trabajos pequeños hasta que me adoptaron como aprendiz del oficio. Esto fue por un corto periodo ya que luego seguí aprendiendo en un negocio de pianos de la Av. Belgrano, donde me encomendaban las tareas de reparación y mantenimiento de las partes mecánicas y donde me enseñaron el arte de afinar pianos.

Allí tuve la suerte de conocer a la élite de los técnicos afinadores de la época. Recuerdo que me costó mucho trabajo y esfuerzo para que estos Sres. tan serios y profesionales tuvieran la voluntad de enseñarme siendo yo aún muy jóven. Después de un tiempo de mucho y arduo trabajo, un buen día, un genial afinador llamado Haffner me dijo -muy serio-: “prepárese que hoy empiezo a enseñarle como afinar un piano”.

A través de los años de experiencia, el conocimiento y la madurez me hacen encarar el oficio de una manera diferente. Todos los pianos merecen la misma calidad de atención, no importa si serán ejecutados por un afamado profesional o un jóven estudiante que recién comienza.

Ya más crecido, a finales de los 80, comienzan mis primeros trabajos profesionales; desde Ushuaia hasta el norte argentino. También trabajé contratado en diversas casas de música como técnico afinador de pianos y así llegue a trabajar para pianistas profesionales y otros no tanto.

Después de varios años trabajando en relación de dependencia, empiezo a sentir la fuerte necesidad de seguir creciendo, empiezo a pensar de qué manera podría abrir mi propia empresa de pianos.

Con un gran esfuerzo instalo en sociedad mi primer casa de pianos en Capital Federal. En poco tiempo y por suerte con mucho éxito, logro la representación de una de las más afamadas marcas de pianos alemanas: Pianos Bluthner.

El oído de un afinador vive en­frentado a la naturaleza de la mú­sica y el instrumento en que tra­baja. Mientras mejor es, peor es. "Tenés el oído preparado para el ruido, no para la armonía. Si escu­chara toda la música como un afi­nador, sería un desastre",

Años después, dándole finalización a esta sociedad, me traslado a San Isidro, zona norte de Buenos Aires y tengo el honor de sumar a mi empresa a otra prestigiosa y gran marca alemana, August Forster Pianos, quienes también confían en mi trayectoria y capacidad para representarlos.

Además, hace ya bastantes años, trabajo a bordo de los cruceros turísticos que llegan al puerto de Buenos Aires ocupándome de todos sus pianos. Compañías líderes como Holand American, Ocean Cruises y Costa Cruceros, entre otras, confían en mis servicios; ellos particularmente, necesitan un trabajo eficiente, que se haga rápido y sin errores ya que los barcos no están durante mucho tiempo anclados en puerto y tardan varios meses en volver.

Me encuentro hoy con representaciones en Argentina de pianos alemanes, viajando a varios países de Latinoamérica, trabajando y estudiando cada vez más para que cada piano que pase por mis manos sea un generador de sueños y placeres.

personalidades que nos acompañaron

A lo largo de mi carrera he tenido el honor de haber conocido y trabajado (y de aún seguir haciéndolo!!) con músicos de altísima trayectoria como Vladimir Ashkenazy, Bruno Gelber, Miguel Angel Estrella

Joan Manuel Serrat, Uri Caine, Michael Brecker, Compay Segundo, Hugo Fattoruso, Carlos Franzetti, Allison Brewster, Pablo Ziegler, Adrián Iaies, Pía Sebastiani, Manolo Juares, Darío Eskenazi y varios más.